miércoles, 20 de julio de 2016

Medio

II.
LA VOZ O EL PERRO

 Existe también un lugar
donde se sitúa lo que ha quedado fuera de ti.

Es ahí donde habrás de encontrar un agujero,
un hueco sordo, sin sonido posible,
desde donde todas y cada una de tus imágenes se soportan.

Desde ese mismo lugar retrocede tu voz con una señal
y obedeciendo como un perro,
hasta traer de nuevo tu cuerpo consigo
y lo que a su vuelta contigo tu cuerpo sostenga.






("Por este borde". Jezabel Seijas)

No hay comentarios: