miércoles, 30 de septiembre de 2015

La cinta transportadora

I.
LUGAR DE LAS PARCAS
[CARNE]



Expuesta: tres filas perfectamente alineadas, 
a pesar de las vueltas que dé mi cuerpo. 

Ofrezco:
una leve película de vaho,
pequeñas gotas que resbalan tras el plástico.
Esta respiración débil, leve al contacto.

Aquí, justo a mi lado, algo que no soy yo también se mueve
acoplando su cuerpo a la envoltura que me contiene.
Con los dos ojos pegados al plástico. Aquí,

por más vueltas que haya dado nuestro cuerpo,
como algo que se repite,
giraremos a un tiempo
componiendo esta imagen que vuelve, 
una y otra vez, sobre sí misma,

donde es posible

que algo se desplace varios pasos más allá de mi y se mueva
haciendo que tu cuerpo se acople a mi envoltura.
Ajustándose a su contorno.
Sacudiéndonos en cadena con cada uno de sus movimientos. 

Hasta que todos, 
de nuevo, 
giremos a un tiempo.



("Por este borde". Jezabel Seijas)

Ilustración 1: Fábio Magalhaes.
Ilustración 2: ?




martes, 29 de septiembre de 2015

La siega




1.

Hechas las presentaciones abrimos nuestros maletines
ofreciendo sendos documentos
para la firma de una tregua perpetua.

El sonido comenzó a amortiguarse
mientras caían bombas a nuestras espaldas,
bajo unas letras parpadeantes de neón
en las que podía leerse claramente
la palabra Sacrificio,
como algo festivo.

Y brindamos por ello.

Y por el magnífico ejercicio de prestidigitación
que exigía sacrificar,
precisamente,
lo que no sirve para nada.


2. 

Sostengo, todavía,
en el hueco de las manos
los restos de esa cacería a puerta cerrada.

lunes, 28 de septiembre de 2015

Nemini Parco


Tan sólo a un milímetro de distancia bajo el suelo,
boca abajo,
una imagen exacta de mi cuerpo
repite cada uno de mis movimientos.

Conservo las palabras de mi madre.
La historia del clan.
También las palabras de mi padre
que hacen contacto conmigo
salvando ese milímetro de distancia,
boca abajo,
bajo el suelo,
hasta formar una imagen invertida
de nuestro álbum familiar.

En mi casa guardamos una foto de familia subterránea,
en la que encajamos con los que ya no están