martes, 7 de octubre de 2008

Festival de Graffiti: Mislatas Representan


25 de Octubre. Fatal Maris (Despiece + La Nenawapa) seremos in da jaus.

Las gentes que pintaremos en:
http://www.flickr.com/mislatas

El 50% de Las Fatalas:
http://myspace.com/nenawapawapa

¡Venirse coño!

Detalle en Pared por Jezabel Seijas
Cartelazo por Xëlon

miércoles, 1 de octubre de 2008

Velo


Lo has venido construyendo, capa sobre capa sobre capa.
Lo hemos situado sobre tu cuerpo, hasta atravesarlo.
Tu cuerpo: antes incluso de que fueras capaz de nombrarlo o reconocerte en él ha sido hablado, ha sido visto.

Y aparece. Puesto en fila. Como algo necesario.

Y antes de tu cuerpo un pacto: lo dotaremos de ojos. Dos en tu cabeza, otro más sobre ella, guardando cierta distancia, la justa para atestiguar tus movimientos.

Y después de tu cuerpo este velo. Capa sobre capa sobre capa.

También incluiremos una voz para cubrirlo, recorriéndolo hasta su justo borde para abrirse paso desde ti, hasta que en algún momento caiga rodando fuera de tu cuerpo, de nuevo hasta nuestros pies.

Foto: Williermo Marmota

viernes, 22 de agosto de 2008

Pervertidos del mundo

Mi queridísimo Señor Marmota cierto día en un arrebato de lucidez, pronunció con una sonrisa cínica y los brazos sobre la cabeza una frase exquisita a su vuelta de Moraira:

Sr. Marmota ( apareciendo por la derecha del escenario) :- cari... el lujo es una perversión...

Pasó alguna semana y nos encontramos combatiendo en una piscina armados con un arsenal de flotadores de corcho, en un claro retroceso a la prepubertad. Tras estar a punto de perecer ahogados por un ataque de disfrute, en medio de aquella piscina toda para nosotros que hasta tenía una islita con árbol y césped en el centro, nos repetimos bajando la vista y con la boca pequeña:

Sr. Marmota & Jeza ( fielmente representados por dos actores de diez y cinco años respectivamente. Él con bigote, ella con rastrillo de playa. Descienden desde la parte superior del escenario cual misteri d"elx y sonando de fondo la voz del misteri, hasta quedar situados sobre la cabeza del primer Sr. marmota aparecido sobre la escena) :- ...ejem... que el lujo... estoooo... que el lujo es una perversión...

Cari... soy fans.

Inspiratio: Sr. Marmota
Ilustratio: Jezabel Seijas

viernes, 15 de agosto de 2008

Carne

Todavía sigue allí cuando abre la puerta del congelador, hecho un ovillo.
El pequeño animal, ignorándole por completo, da una vuelta sobre sí mismo para volverse a dormir.
Cierra la puerta del congelador, :- " Tal vez todavía los vendan"- piensa.
En sobres, a contrarreembolso, disolver el contenido en agua fría, esperar unos minutos, observar cómo se forman, no es necesario alimentarlos.
Tendría unos doce años cuando los compró, grandes expectativas.
Simplemente funcionaron. Aún lo hacen.
Tres de ellos se desparraman sobre el sofá, le miran mientras cruza la habitación. Todavía le miran cuando desaparece por el pasillo.
Cuando llega junto a la puerta una cáscara del tamaño de un balón comienza a latir brevemente. Desde el suelo siempre ofrece un mismo ángulo, por más vueltas que se de a su cuerpo. Gira con él a un tiempo, inclinándose levemente.
Parece tan frágil ( tanto tiempo y apenas una larva, se dice a sí mismo)... pero no se engaña ( que a ti tampoco te engañe su fragilidad), sabe perfectamente que al inclinarse un poco, como ahora mismo hace, de algún modo ya está haciéndole una reverencia.
Palpa la cáscara con la mano sintiendo como se sacude, siguiendo un ritmo continuo.
Detiene las imágenes que llegan a su cabeza mientras observa el movimiento tras la cáscara.
Detrás de él, tres pequeños animales abandonan sus posiciones en el sofá deslizándose hasta la puerta que comunica con el pasillo. Alguno trepa hasta el techo y avanza unos metros boca abajo. Otros trepan por el lateral de la puerta. Todos observan.
A la altura de sus ojos hay dos ojos que le miran fijamente. El cuello, increíblemente estirado, sigue creciendo. También una de sus piernas. Hinchándose. Saliendo de la cáscara.
Ante su cara el nuevo animal ladea un poquito algo semejante a una cabeza. Se mantiene así hasta conseguir devolverle su propia expresión.
Le acaricia: cierra los ojitos y emite un gorgoteo.
La pierna hinchada está doblada, creando un ángulo de noventa grados, como una escuadra perfecta, perfectamente alineada con el cuello.
:- " Un ángulo humano"- murmura para sí mientras observa cómo el animal echa a andar despacio, atravesando la puerta del pasillo dirigiéndose a otra habitación, ofreciendo siempre el mismo ángulo a quien observa, por más vueltas que uno intente darle.

lunes, 16 de junio de 2008

Cardumen



Su gran cuerpo no es más que un cuerpo a pedazos, móvil, disuasorio... pero no te confundas, en el caso de que tuvieras alguna ventaja, tu ventaja solamente residiría en tu tamaño o tal vez en el tamaño de tu ojo.
Si tu cuerpo fuera del tamaño de uno solo de ellos y los vieras en esa gran danza vencería tu ojo a tu cuerpo y no introducirías aquí nada más allá de tu asombro o tu miedo.

Introduce tu cuerpo y verás.

Piensa en cómo podrías vencer a tu ojo desde aquello que unes a nuestra imagen.
O en cómo podríamos acabar por extraer tu cuerpo hasta hacer que quedes suspendido en el centro exacto de nuestro ojo, construyendo la danza de gigantescos peces que creen un cuerpo único y móvil desde ti. Rodeándolo todo.

jueves, 5 de junio de 2008

Una situación soluble

Verás... aún en el caso de que pudiese hacer memoria (lo que desafortunadamente no es el caso), no podría decirnos el momento preciso en el que comenzaron los escapes en su cuerpo.
Estaban ahí, simplemente. Hasta donde podía recordar. Brotaban, sin que su voluntad sirviese para mucho más que corregir esos escapes con mayor o menor habilidad.
Resultaban difíciles de prever. Arbitrarios.
Aunque, por decirlo todo, no siempre fue así: hubo un tiempo en el que una pequeña porción de piel, no mayor que la cabeza de un alfiler, comenzaba a hincharse y palpitar brevemente hasta que un hilillo de aire acababa por abrirse paso desde algún lugar de su cuerpo.

Comiéndose un bocata a la hora del recreo o en el camino de ida y vuelta del colegio o lavándose los dientes antes de dormir o viendo la tele. Afortunadamente durante su infancia siempre tuvo alguien a mano dispuesto a localizar estos escapes y ponerles un parche. Eran escapes sutiles, y muchas veces ponían su cuerpo o parte de su cuerpo bajo el agua, hasta dar con ellos.
Con los años aprendió a localizarlos. Incluso a taponarlos de forma más o menos decorativa.
Por supuesto, algo vendría a sumarse a esta situación.

lunes, 19 de mayo de 2008

De teléfonos y otras neurosis




:- No interrumpas con tu presencia cuando te esté inventando en mi cabeza- te contestas hasta desdoblarte en un alarde de ventriloquía mientras sujetas el puente de tu nariz con los dedos pulgar e índice de tu mano izquierda-... ahí siempre estarás más completa.

Ya sabes. Desde el exterior de la caja te deseas acotada y manejable.
Para intentar forzar tu deseo tal vez acabes por sentarte a tu lado, incluso podrás ofrecerte algún cigarrillo mientras escuchas como van brotando las palabras de tu manga o tu chistera, siguiendo un magnífico ejercicio de prestidigitación.

:- Gracias por su compra, señora,- te escucharás decir más tarde mientras vas dándote la vuelta a ti misma sonriendo, sujetándote por los hombros hasta girar el ángulo necesario para ofrecer un breve e intenso destello en uno de tus dientes- como puede observar es una moto preciosa...

martes, 29 de abril de 2008

sábado, 26 de abril de 2008

Dramatis Personae


(Segun orden de aparición)

" Lo único que poseía esa niña, el único objeto especial, era una muñeca de unos tres metros de altura que iba en una caja de plástico transparente.

- ... No es para jugar. Solo para mirar.

No cabía duda de que quienquiera que hubiera impuesto esa regla la había complementado con una amenaza. Brandi recorría el exterior de la caja con el dedo, tentándose, pero jamás la vi abrir la tapa. Era como si la muñeca fuera a explotar si la sacabas de su entorno natural. Su mundo era la caja, y la verdad es que era un mundo raro."

( David Sedaris- Un vestido de domingo)
Ilustración: Jezabel Seijas con tippex y un boli, sobre revista de modernas.